El huracán Isaac azotó este miércoles el sur de Luisiana con vientos fuertes y lluvias torrenciales, ocasionando el desbordamiento de un dique.

El agua fluyó sobre la parte superior de una defensa contra inundaciones en el sureste de la ciudad. Se espera que en la tarde de mañana llegue a Nueva Orleans, a siete años después del día en que el huracán Katrina devastó la ciudad.

“Los funcionarios de manejo de emergencias en Plaquemines Parish reportaron el desbordamiento de un dique en el margen oriental desde Braithwaite a White Ditch. Esto dará lugar a inundaciones significativamente profundas en esta área”, dijo el Servicio Meteorológico Nacional, según el sitio web de The Weather Channel.

Isaac es el primer huracán que toca tierra en Estados Unidos esta temporada. Si bien no es tan fuerte como Katrina -que era una tormenta de categoría 3 cuando golpeó a la ciudad el 29 de agosto del 2005-, Isaac todavía es un poderoso recordatorio de la vulnerabilidad de Nueva Orleans.

El huracán de categoría 1 será la primera prueba de las defensas contra inundaciones de miles de millones de dólares construidas después de que los diques cedieron bajo las marejadas de Katrina, dejando grandes zonas de tierras bajas inundadas en Nueva Orleans.

El Centro Nacional de Huracanes advirtió el martes en la noche que Isaac y sus vientos de 130 kilómetros por hora producían peligrosas oleadas, y que se esperan inundaciones provocadas por las fuertes lluvias.

Isaac también pondrá a prueba la voluntad de los funcionarios y la preparación de una ciudad y región donde unas 1.800 personas murieron en el huracán del 2005, el desastre natural más costoso en la historia de Estados Unidos.

Funcionarios desde el alcalde de Nueva Orleans y el gobernador de Luisiana, Bobby Jindal, al presidente de Estados Unidos, Barack Obama, han luchado por adelantarse al impacto de la tormenta, conscientes del caos y los frustrados esfuerzos de alivio tras el paso de Katrina.

El alcalde Mitch Landrieu aseguró a los residentes que en esta ocasión, “su ciudad es segura”, y dijo que los servicios de emergencia están listos para misiones de búsqueda y rescate.

“Estamos en el corazón de esta lucha”, dijo Landrieu una conferencia de prensa. “Estamos en la fase de resguardo”, agregó.

Cerca de 1.000 soldados de la Guardia Nacional en vehículos militares se apostaron en las calles de Nueva Orleans, en su mayoría desiertas, blandiendo rifles de asalto para mantener el orden. Patrullas de la policía patrullaban las calles oscuras con luces azules parpadeando.

Obama instó a los residentes a hacer caso a las advertencias y ponerse a cubierto, y dijo que ahora “no es el momento para tentar a la suerte”. El emitió declaraciones de emergencia para Luisiana y Misisipi a principios de esta semana. (Reporte adicional de Ben Gruber en Nueva Orleans, Emily Le Coz en Tupelo, Misisipi, Kristen Hays, Erwin Seba, Chris Baltimore en Houston, y Ellen Wullhorst en Nueva Orleans; Escrito por Anna Driver y Ros Krasny. Editado en español por Carlos Aliaga)

Con muelles abandonados, negocios y casas clausurados con clavos y muchas otras precauciones, los estadounidenses se preparan para recibir a la tormenta que lleva días azotando al Caribe.

Fotos: EFE

El fuerte viento produjo elevadas pérdidas en la agricultura, arrancó árboles y causó daños en viviendas y en numerosas barcas que estaban atracadas en el puerto.

El tornado se produjo cerca del mediodía y duró unos diez minutos, los suficientes, según la patronal agroalimentaria Coldiretti, para causar daños en la agricultura de las islas venecianas por valor de varios millones de euros.

El fenómeno metereológico se abatió especialmente sobre el Lido (la zona de playa), las islas de Santa Elena, Certosa y San Erasmo, conocida esta última como “La Huerta de los Dogos”.

En Santa Elena quince niños, de entre 9 y 10 años, que asistían a un curso de vela se tuvieron que refugiar en un contenedor cercano, que fue desplazado por el viento.

Gracias a la intervención del personal del puerto y al hecho de que el tornado había derribado numerosos árboles, el contenedor quedó bloqueado y los niños pudieron ser finalmente rescatados.

El único herido se registró en esa isla, donde un joven fue alcanzado por los cascotes de un tejado que se llevó el tornado.

En San Erasmo, según la Coldiretti, el tornado ha destruido las producciones de tomates, pimientos, calabacines, viñedos y otras verduras que producen 80 empresas del sector en la isla veneciana.

Protección Civil señaló que el tornado causó graves daños a los cientos de árboles de la isla.

Además de la agricultura, el tornado ha dañado algunos claustros de iglesias locales y se ha llevado tejados de casas, naves industriales y derribado una pared de un estadio de fútbol, entre otros.

Numerosos barcos amarrados en el puerto quedaron amontonados, unos sobre otros, debido a la furia del viento.

El tornado trajo a la memoria de muchos venecianos otro ocurrido el 11 de septiembre de 1970, que levantó una de las barcas de la laguna y después la estrelló contra el agua, falleciendo ahogadas 21 personas.

Fuente: EFE

La imagen no deja lugar a dudas: se trata del poder de la naturaleza ante el cual estamos indefensos. Miren como eleva el camión este tornado tremendo.

Esto sucedió en Estados Unidos, hace unos meses atrás.


Chris Allington nos revela el poder de la naturaleza en esta serie de imágenes impresionantes de tornados.

Lo define así él:

Cada primavera, yo trato de salir y documentar este choque de masas de aire. El drama anual que se desarrolla en el callejón de tornados cada año.

storm-photography3

storm-photography5

storm-photography6

storm-photography8

storm-photography9

storm-photography11

storm-photography18

storm-photography19

storm-photography20

storm-photography21

storm-photography22

storm-photography23

storm-photography24

storm-photography25

storm-photography26

storm-photography27

storm-photography28

storm-photography29

storm-photography12

storm-photography13

storm-photography14

storm-photography15

storm-photography16

storm-photography17

Link más imágenes: Flickr page.

Los vientos llegaron a ser de 120 km por hora. Las casas y los árboles se cayeron a pedazos.

La mayoría de las personas coinciden en que aquello fue un tornado, una especie de ciclón terrible que jamás se había visto en la ciudad.

Ya van varios los muertos y desaparecidos.

Estas son las imágenes que retratan la tragedia, cortesía de Telam.

Impresionantes imágenes de un tornado que pasó en Oklahoma, dejando un saldo de cinco muertos.

La zona es asidua de este tipo de huracanes.

Foto: Reuters

(Buenos Aires, 5 abril. EFE).- Al menos seis personas murieron y otras diez resultaron heridas a raíz del fuerte temporal de lluvia y granizo, con vientos superiores a los 120 kilómetros por hora, que azotó anoche a Buenos Aires y su cinturón urbano, informaron hoy fuentes oficiales.

Las calles de la capital argentina y sus alrededores amanecieron este jueves con numerosas calles bloqueadas por la caída de árboles y postes de luz, además de las inundaciones y otros destrozos que causó la tormenta.

El temporal, que se extendió hasta esta madrugada en algunas zonas, también ocasionó cortes de energía eléctrica en numerosos barrios y la interrupción de servicios de trenes que parten de la ciudad.

También motivó complicaciones en el tránsito, en momentos en que miles de personas viajan a distintos puntos del país por la Semana Santa.

Tres personas murieron en un asentamiento del barrio porteño de Barracas cuando cayó sobre ellos el techo de la vivienda precaria en la que residían, en tanto otro hombre falleció en la zona de Flores al caer una medianera, señalaron portavoces policiales.

En la localidad bonaerense de Gonnet, una joven murió al caer sobre ella un árbol, mientras que en Avellaneda falleció una mujer de 52 años cuando parte de un galpón se desplomó sobre su vivienda.

En la ciudad bonaerense de Claypole, otras diez personas resultaron heridas, dos de ellas de gravedad, a raíz de la caída del techo de una iglesia.

“Voló el tinglado de una iglesia y cayó sobre las víctimas que estaban en la parada de colectivos (ómnibus) a unos 40 metros de distancia”, dijeron portavoces de los bomberos.

Además, numerosos automóviles fueron aplastados a raíz de la caída de árboles, postes, carteles, antenas y techos en varios barrios de la capital y sus alrededores.

El temporal fue “casi un tornado, una cosa infernal”, definió el ministro de Espacio Público de Buenos Aires, Diego Santilli, quien estimó que durante toda la jornada de hoy deberán realizar trabajos en la vía pública para solucionar los inconvenientes.

En el barrio porteño de Constitución, incluso, la antena de una emisora radial cayó sobre una terminal de ómnibus que circula por la ciudad, lo que afectó al menos ocho vehículos, aunque no causó heridos.

VIDEO AQUI

Curioso fenómeno no creen?

Como consecuencia de las sequías y el calor de los incendios forestales se originaron en San Pablo tornados de fuego. Causaron pánico y caos en el tráfico de la ciudad a causa del humo

La sequía, combinada con el calor de los incendios forestales, originó remolinos ardientes que se desplazan extendiendo las llamas .

Según expertos, los niveles de calor y humedad que se registran son similares a los del desierto del Sáhara. Las cenizas de los numerosos incendios también han provocado graves problemas de tráfico